Durante el embarazo tenemos que tener especial cuidado con todo, nuestra piel, nuestros dientes y por supuesto, también nuestro cabello.

El cabello durante el embarazo sufre una alteración debido a que nuestro cuerpo genera más estrógenos, las hormonas femeninas que lo hacen más sano y brillante, además, también se encuentra durante más tiempo en la fase de crecimiento, así que durante el embarazo nuestro cabello puede lucir mejor que nunca.

El efecto de este cambio dependerá del tipo de cabello que tengas, ya sea graso, normal o seco. A continuación te explico que cuidados requieren los diferentes tipos de cabellos.

Cabellos secos

Tu cabello estará mejor que nunca, porque las hormonas aumentan la secreción grasa del cuero cabelludo y le darán mucha vitalidad, fuerza y brillo. También notarás una disminución en la caída del mismo.

Cabellos normales

Intenta utilizar champús de uso frecuente que mantengan tu pelo en óptimas condiciones.

Cabellos grasos

Deberás lavarlos más frecuentemente de lo habitual, por lo que sólo debes usar champús muy suaves y evitar en lo posible el uso de secadores eléctricos.

En todos los casos es importante realizar masajes que aumenten la irrigación del cuero cabelludo y que además mejoran la vitalidad del pelo. También existen mascarillas o baños de cremas especiales para cada tipo de pelo, que mejorarán mucho el estado de tu cabello.

Productos adecuados

Los productos que hay actualmente en el mercado están testados y son absolutamente inocuos.

El champú debe tener un ph comprendido entre 5 y 7.5. Es importante distribuirlo masajeando ligeramente el cuero cabelludo con la yema de los dedos. Asimismo, hay que aclararse el pelo meticulosamente, con el fin de eliminar cualquier residuo de producto.

Los acondicionadores y las mascarillas protegen el cabello y le dan salud y brillo. El acondicionador reduce la electricidad estática y permite desenredarlo con más facilidad. La mascarilla, por su parte, está indicada para cabellos dañados o secos, ya que hidrata en profundidad y da fuerza y brillo.

Yo soy una gran fan de los productos de Korres.

Caída del cabello postparto

Después del parto es habitual un aumento en la caída de tu pelo, producido por un nuevo ritmo de recambio normal del cabello que se regulariza en los primeros dos o tres meses del postparto. En los casos de que el problema continúe, a veces es necesario un suplemento de vitaminas (hierro y cisteína), que estimula los folículos pilosos y que además puede administrarse durante la lactancia sin inconvenientes para tu bebé.

Anuncios