En el embarazo la circulación se hace más lenta y muchas de nosotras podemos retener líquidos, ya que a medida que la tripa va creciendo comprime los vasos sanguíneos dificultando el retorno de sangre al corazón, además de aumentar los dolores de espalda, sobre todo en la zona lumbar.Embarazada en la oficina

El otro día os dí algunas recomendaciones para que durante la jornada laboral os canséis lo menos posible. Hoy, os daré una buena forma de estar sentada en la oficina:

  • Coloca el dorso erguido y la espalda recta. La pelvis bien apoyada en el respado de la silla, la curvatura lumbar de la columna vertebral debe quedar apoyada. Si la silla no tiene soporte lumbar,  coloca una almohada o un cojín en la parte baja de la espalda.
  • No cruces las piernas
  • Un reposapiés o un taburete para elevar las rodillas a la misma altura o por encima de las caderas. Evitaremos la presión y facilitaremos el flujo sanguíneo.
  • El ordenador debe estar a la altura de los ojos y el teclado lo más cerca posible de la silla, sin elevar los hombros al escribir.
  • Evita permenecer demasiado tiempo sentada. Levántate de tu escritorio y da un pequeño paseo de cinco minutos al menos cada dos horas. Así, se reactiva la circulación de las piernas.
  • Cuando estés sentada puedes aprovechar hacer algunos sencillos ejercicios mientras trabajas. Coloca la espalda recta y luego gira el tronco, primero hacia la izquierda y luego hacia la derecha. Repite varias veces. Puedes hacer tambien rotaciones de cabeza, estirando la parte alta de la columna y la musculatura de los hombros. También puedes aprovechar para practicar los ejercicios de Kegel, que podéis consultar aquí.
  • Haz respiraciones: las respiraciones profundas te ayudarán a relajarte y a mantener la columna vertebral y el abdomen en la mejor posición.

Si tenéis algún truco que a vosotras os funciona bien me encantará que me lo cuentes, tanto si trabajas sentada como si lo haces de pie.

Anuncios