Ya son 22 semanas esperando a Daniela, sé que me queda menos de la mitad, pero también sé que me queda lo más difícil así que la espero entre clases de portugués y Pilates, entre largos paseos y viajes en metro y entre actividades varias que luego pasarán a la historia.

La espero devorando a Dumas y rodeada de revistas y libros sobre bebés y prometiéndole la saga de Harry Potter al completo. Soñando con pizzas, platos gigantes de pasta y muchos, muchos dulces, pero comiendo mucha fruta, verduras y tortas de maíz.

Dulce espera

Escuchando música pero con demasiada pereza como para ponerle a Mozart

Preguntándome si tendrá el pelo rizado como yo, si heredará la torpeza de su padre 😉 y si seré capaz de entenderla.

Qué pensarás ahí dentro? Seguro que ya sabes que soy un culo inquieto y que no paro nunca pero estoy convencida de que el trajín que tengo te encanta, a que sí?

Pues ve acostumbrándote porque te han tocado unos padres que no paran nunca y como tú te dejes no vamos a parar, carrito aún no tenemos, pero ya tenemos dos mochilas porta-bebés, no te digo más!!!!

Anuncios