Aún recuerdo ese momento en que el escuchamos de boca del ginecólogo: “ahora ya es un embarazo de verdad”, y estaba de 12 semanas, menudo careto se me quedó, pero hasta entonces qué había sido?? Pero si desde que vimos el test de embarazo estábamos emocionados!!!

Ese mismo día nada más llegar me acuerdo que le dije: “doctor, tengo más ganas de venir aquí que de irme de vacaciones” y va y me suelta: “pues no vuelvo a verte hasta dentro de dos meses”, este careto sí que fue digno de ver! Dani y él se partían…los muy…Langostino

El otro día me partía de la risa comentando con unas compis lo gracioso de la comparativa que tiene la aplicación para móvil de Babycenter, Mi embarazo día a día, por cierto, os dejo el enlace al post de aplicaciones para móvil que hice por si se os pasó 😉 El caso es que compara el tamaño del bebé con el de distintas frutas y verduras, aún en el primer trimestre un día Dani, que como buen marido friki se instaló la aplicación en su móvil, me dijo encantado: ya es como una lima!!!! Cual fue nuestra sorpresa cuando a la semana siguiente nuestro bebé era como un triste langostino pelado, el de la foto tiene hasta buen color, ni siquiera un suculento gambón, no, una insulsa gambita de aspecto pálido, pues vaya lo que nos reímos después!!! A pesar se esto, sigo la aplicación, que me parece muy entretenida y útil y puedo deciros que Daniela ya tiene el tamaño de un repollo, bravo!!!! Repollo

Pero en general estas 30 semanas se han pasado bastante rápido, bueno, reconozco que las primeras tardaban un poco en pasar pero como la Navidad estuvo de por medio parece que en seguida me salió la tripita, o eso recuerdo ahora, y en cuanto la tripita y las patadas hicieron aparición me olvidé del sueño, de las náuseas y de todo el malestar.

Y todo sigue muy bien: no me han salido estrías, gracias a que el calor ha tardado en llegar no estoy hinchada ni nada y aunque la espalda sí empieza a resentirse… entre el blog, el pilates y la habitación y las cosas de Daniela se me pasa. 😉 Madre mía, va a ser cierto que las cosas malas se olvidan, porque tengo ardores a diario, quiero terminar el post y ya se me pasaba!!!

Ah! La ecografía 4D fue bastante desastre, para no variar la niña no paraba y salió, cómo podéis ver, bastante regular, eso sí, me emocioné un poco, me dejé llevar y dije: “doctor, va a tener esos morritos?” en plan me la comía de lo preciosa que parece y como siempre, mi gozo en un pozo, me dijo que la realidad siempre era todo menos pronunciado, pues vaya con las tecnologías!!!!! Ecografía 4D

Os seguiré contando!!! Qué tengáis buen día!!!

Anuncios