Os acordáis que hace poco ponía no muy bien en este post a la minicuna y al cojín de lactancia, pues esta vez y para que veáis que también hay cosillas que me gustan, os voy a hablar del sacaleches y del termo y como este tema me está entreteniendo y me habéis pedido más, seguiré hablando de otras cosas en próximas entregas 😉

El sacaleches que tengo, también heredado, seguro que muchas a estas alturas ya no os sorprendéis de que yo herede 😉 y a alguna que otra le dará reparo heredar estas cosas, pero como sabéis yo soy muy práctica y además como todo está esterilizado y no se me ocurre nada más limpio que un pezón, ya que es lo que le damos a nuestros bebés… pero bueno, no quiero meterme en jardines de los que luego me pueda costar salir. Es de la marca Medela y es eléctrico y para mí de lo más cómodo.

Sacaleches

El sacaleches lo he utilizado casi desde el primer día y por suerte: no me hace daño!!! Funciona de maravilla, además puedo elegir la velocidad de succión que prefiero en cada momento y también tiene una opción de estimulación, que puede ser lo que haga que la extracción no sea tan dolorosa.

Me he despertado de madrugada con los pechos cargados y en sólo 25′ tenía una bolsita con 180-200 ml de leche lista para congelar, bueno, en realidad, no sé si es mucho o poco, pero para mí es rápido y también muy limpio.

Hace una semana tuve ciertos problemillas, porque no salía tanta cantidad, pero creo que fueron unos días que pasé un poco nerviosa, porque ya ha vuelto todo a la normalidad. Eso sí, tras más de 3 meses mis pechos se han vuelto blanditos y están más caídos que antes del embarazo, pero confieso que me da absolutamente igual.

Aunque a mí me ha ido muy bien creo que es algo que es mejor esperar a comprar, ver cómo van las cosas, si tenemos idea de congelar leche para la vuelta al trabajo, como es mi caso, o si tenemos que dejar al bebé unas horas a la semana con alguien y preferimos que siga tomando leche materna, en cualquier caso y como no son precisamente baratos, al meno

Termo

El termo es genial, no es caro, no ocupa espacio y es de lo más útil. Es cierto que cuento las veces que lo he utilizado con los dedos de una mano, no hay que olvidar que la peque sólo tiene tres meses, pero me ha permitido algo que era muy importante para mí: no dejar de darle leche del pecho a mi pequeña. He calentado bien la leche al baño maría en casa y cuando he necesitado llenar el biberón siempre ha estado calentita y han llegado a pasar hasta 8 horas, así que misión cumplida!s no los eléctricos, mejor esperar a después del parto. Por si os interesa, el mejor precio que he encontrado: en Amazon.

A veces pensamos que es imposible que surja una emergencia, pero si tenéis claro que preferís darle al bebé vuestra leche, creo que el sacaleches es imprescindible y que el termo es una buenísima opción para poder tenerla lista en cualquier lugar.

Si sueno muy entregada con esto de la leche materna os copio algunos de los posts que he escrito para confirmar que sí, estoy muy entregada, cada vez más. 😉

10 consejos para dar el pecho

10 ventajas de la lactancia materna

Lactancia materna

Anuncios