D linda

Aunque parece que fue ayer cuando aún me paseaba con mi barrigón y contaba los días que quedaban para salir de cuentas, ya han pasado 5 meses desde que llegó Daniela!

Tras 5 meses, Daniela tiene un control completo de su cabeza, a veces la gira tanto que pienso que se va a romper, no es que yo sea exagerada, es que la bebé es pelín bruta…

Hay días que se pasa las horas haciendo pedorretas y otros en las que se olvida por completo de ellas.

Sentada desde su hamaquita coge cosas y por supuesto se las lleva a la boca, pero ahora además, cuando coge algo y lo lanza busca a ver dónde ha caído, de hecho tengo que tener cuidado de que no haga la voltereta, volvemos a lo de que la peque a veces es un poco bruta, aunque según el pediatra lo que pasa es que tiene mucha fuerza.Me derrito cuando sonríe delante del espejo y eso me encanta, veo la carita de las dos, las dos babeando aunque por diferentes motivos, disfruta jugando delante del espejo aunque no sabría decir si ella ya se reconoce.

DSC_0396 (2)

La hora del baño sigue siendo uno de sus grandes momentos del día, chapotea en su bañerita y cuando coge confianza, se emociona y parece que fuese a echar a nadar, la que nos espera este verano, no vamos a salir de la piscina! 😉

No la pongo sobre sus piernas, así que no tengo ni idea de la fuerza que hace, mi fisio dice que es mejor esperar porque los músculos de la cadera de un bebé de sólo 5 meses no está preparardo, yo pienso que si pudiera lo haría y a lo mejor no sería tan perjudicial, pero yo directamente no lo hago, eso sí, se sienta con ayuda de almohadas o cojines, se sostiene unos segundos y plof! A la derecha o viceversa. Poco a poco vamos viendo cómo controla mejor y cuando se desploma hasta ella se ríe.

Me la como

Se cambia las cosas de una mano a la otra y agita los sonajeros con una fuerza increíble, en concreto tiene uno de Imaginarium, que es mano de santo, su sonido es infernal para los adultos pero amansa a mi fierecilla en cuestión de segundos.

A veces cuando alguien le habla ella mueve los brazos tanto que a veces parece que va a echar a volar.

Nos reconoce a la perfección y ya empieza a hacer pucheros cuando está con alguien que no le suena mucho, esto es una pena, pero supongo que es otra época más.

Sus carcajadas siguen ahí y espero que no se vayan nunca, nos dan la energía que necesitamos, que es mucha!

Feliz domingo a tod@s!!

Anuncios