Hay decisiones que cuesta tomar, cuesta aún más cuando tienes que hacerlo con alguien y cuando hay otro alguien pequeñito a quien esa decisión puede afectar en el futuro.

¿Qué es una decisión correcta?decision

Las decisiones que he tomado hasta ahora me incumbían sólo a mí y aunque a veces me ha costado decidirme, sabía que la repercusión de esas decisiones recaería sobre mí y yo no soy una persona de autoreproches, lo que me hacía tomarlas más tranquila. Decidí qué carrera estudiar, donde estudiarla, decidí empezar a trabajar, elegí mi primer coche, decidí trabajar y luego salir y hacerlo fuera durante un tiempo, en fin, cosas que me han ido preparando para otras decisiones más trascendentes: irme de casa, casarme, tener hijos, abrir un blog 😉

Vivir es decidirse y tomar decisiones es una tarea implícita en la vida del ser humano desde sus orígenes. Todos hacemos elecciones sobre cosas de nuestra vida cotidiana y así hay que asumirlo, como algo normal y habitual. A veces puede ser un problema mayor el hecho de no tomarlas.

No estoy de acuerdo 100% con la afirmación de que el tiempo lo pone todo en su sitio, así que se hace aún más inevitable la toma de decisiones.

tomadecisiones

Dicen que lo importante es centrarse en la intención para tomar la decisión correcta. Tal vez escuchar a nuestra vocecita interior también pueda ayudar, dejar de racionalizar, hacer una lista sobre las cosas buenas y las cosas malas de una y otra opción…

El miedo, la inseguridad, el pesimismo, la incertidumbre, el perfeccionismo, el cansancio y el estrés son nuestros peores enemigos a la hora de tomar decisiones.

Trato de dejar a mis enemigos de lado para tomar

Y después de esto quizás os estéis preguntando: “¿a qué viene esto?” “¿esta mujer qué se ha tomado hoy?” Bueno, todo esto viene porque MF y yo hemos decidido comprarnos un piso mayor, el que tenemos tiene sólo dos habitaciones y el ordenador en el salón… decisiones pero saber que ahora la peque depende de ellas lo hace todo más complicado. Algún día tendremos que ser nosotros quienes la ayudemos a tomarlas, no sobreprotegerles, dejar que se equivoquen, darles la oportunidad de decidir y mostrarles nuestra confianza.

mafalda

Primera decisión: cambiar de piso

Segunda decisión: a un piso de 4 dormitorios

Tercera decisión: todo eso está muy bien, pero… ¿Qué piso? Estamos en ello…

Tenemos varias opciones pero nos ha costado llegar al punto en el que estamos, hemos barajado mil opciones, pros y contras, hemos pensado en nosotros, en la peque, en otr@ futur@ peque, en fin! Nos hemos vuelto locos, sobretodo yo a MF, tengo que reconocer, ahora ya parece que las cosas se van aclarando, pero os aseguro que jamás le había dado tantas vueltas a algo, jamás había pensado tan a largo plazo sobre algo, jamás había tenido tanto miedo a equivocarme y jamás me había costado tanto ponerme de acuerdo con MF, nos ha costado pero creo que estamos en el buen camino 😉

Dicen que no hay buenas o malas decisiones, quizás lo peor sea no tomar ninguna.

Y a vosotr@s? Os cuesta tomar decisiones? Qué hacéis para ayudar a los peques a tomarlas?

Anuncios