Como algunos sabéis, decidí empezar a practicar Pilates cuando me quedé embarazada, cuando sólo llevaba 8 semanas de embarazo me rodeé de pelotas gigantes y pequeñas, cintas elásticas, arcos etc De hecho, en un post titulado Pilates en el embarazo os contaba sus beneficios, todas las embarazadas a hacer clic en el enlace 😉
Pilates
Para quien no lo haya practicado o no haya oído hablar del Método Pilates os diré que es un tipo de gimnasia que consiste en una serie de ejercicios que fortalecen los músculos y que ayudan a relajarse.
Aportan muchos beneficios durante el embarazo y el posparto, ya que son muchos los ejercicios que tonifican la zona del periné.
El Pilates tonifica músculos como el periné (músculo situado en el suelo pélvico) y el transverso (músculo abdominal más profundo). La tonificación de estos músculos en el posparto es muy beneficiosa, ya que ayuda a recuperar el tono perdido durante el embarazo y el parto de la zona del periné y el suelo pélvico.
Además, ayuda a tonificar los músculos de la espalda, lo cual viene fenomenal porque entre levantar al bebé y darle el pecho la espalda sufre mucho y lo más probable es notar dolor si no está bien preparada, de hecho, a mí a pesar de haber practicado Pilates al principio me dolía.
Con el Pilates todo son ventajas y como no podía ser menos, el vientre también se trabaja, vaya que sí! Lo que ayuda a que nuestro vientre recupere su estado habitual.
Pilates
Sólo un mes después de haber dado a luz mi ginecólogo me dijo que podía retomar las clases, yo no podía creerlo porque siempre pensé que tendría que esperar al menos tres meses, de hecho eso fue lo que me dijeron en el sitio donde imparten las clases, pero confío en mi ginecólogo y fui corriendo a apuntarme. Al principio los ejercicios eran más flojitos y se centraban sobretodo en recuperar el tono del suelo pélvico. Nunca intenté ir más allá de lo que mi cuerpo podía dar y a día de hoy me alegro muchísimo de haberlo retomado tan pronto.

Los ejercicios de Pilates son muy completos y se adaptan a cualquier situación, no sólo embarazo y posparto, ante cualquier tipo de lesión cervical o lumbar existe siempre una variación del ejercicio para que pueda practicarse.Gracias a la concentración y la respiración que los ejercicios Pilates requieren, subo nueva a casa, durante la horita que estoy allí me olvido de todo y cuando llego a casa estoy más tranquila y de mejor humor. Me sirve para desconectar, por eso decía en mi lista de objetivos para 2014 que no podía dejarlo.

Os animo a tod@s a probarlo y si ya lo hacéis a que me contéis si os gusta y qué os ha aportado.
Besos!!!
Anuncios