Hace ya un mes de mi vuelta al trabajo después de la baja por maternidad.

He estado esperando a escribir este post hasta que hubiese pasado el tiempo suficiente como para poder hablar de esto sin tener que echarme atrás pasado el tiempo.

images8XG51ADIDurante la primera semana de mi incorporación lo que hice fue darle el pecho a la peque de 6:00 a 7:00 según el día, a veces se despierta antes y a veces más tarde. Trabajaba de 8 a 15:00 y sobre las 15:30 que llegaba a casa de mis padres a recogerla. Este ha sido y sigue siendo el horario que llevamos.

Cuando llegaba me sacaba si ella dormía y si estaba despierta le daba, ni que decir tiene que la cogía con unas ganas locas, incluso los días que me decía mi madre que había tomado 160-190ml de biberón ella se enganchaba y comía, vaya que si comía!

Mientras yo estaba fuera mi madre le ha dado unas dos tomas sobre las 10:00 y sobre las 13:00, tengo que decir que Daniela es bastante tragona y normalmente hace tomas cada 3 horas, no tarda mucho en comer, pero aunque a veces aguanta 4 horas, no llega a las 5 ni en broma, eso sería raro, raro, raro.

La primera semana exceptuando un par de días no lo pasé demasiado mal aunque el pecho estaba muy congestionado. Entre que era la primera semana y estaba un poco sobrepasada no le di importancia. Me llevé el sacaleches pero no me saqué ningún día.

La segunda semana empecé a sacarme y me dí cuenta de que tardaba unos 15 minutos en total y conseguía sacarme unos 160ml, es decir, no es tiempo y el resultado era bueno, por lo que decidí pasar del qué dirán y hacerlo a diario. Total, la gente pierde más tiempo fumando y tomando café y yo además, lo necesito de verdad porque ha habido días que me ha dolido bastante y no hubiese aguantado. Sabia elección la de sacarse leche en el trabajo, espero que así pueda prolongar la LM, parece que será que sí.

La tercera y cuarta semana se han sucedido entre días que me he sacado, la mayoría y algún día, un par de ellos aproximadamente que no he necesitado sacarme pero sí que al llegar a casa es lo primero que he hecho. La peque ya no coge el pecho con tanta ansia cuando llego, se nota la introduccion del puré, supongo que también se está acostumbrando a mi ausencia y no me echa tanto de menos.

Durante estas dos últimas semanas la peque ya ha empezado a tomar fruta, por lo que a veces me he sacado en el trabajo y también al llegar a casa, ya que sigo firme en mi idea de que en lo que se refiere a leche siga alimentándose de la mía.imagesRNMN3GB5

En la oficina no hay un lugar específico para poder sacarnos la leche lejos de miradas indiscretas pero hay un cuarto de baño con un amplio mostrador en el que podemos hacerlo cómodamente, aunque de pie. Supongo que un espacio para esto esta a años luz de muchas empresas de este país, por desgracia.

Si sólo me saco un bibe al día y ella hace dos tomas antes de que yo llegue la leche no es suficiente. Antes de empezar a trabajar conseguí una buena cantidad de bolsas de leche congeladas pero claro, dos al día y algunos días, sin sacarme iban a terminarse pronto. Por cierto, yo utilizo las de Nuk y me van bien.bolsas

De esta manera conseguiré alargarlo un poco más e iremos viendo, me voy poniendo pequeñas metas porque no quiero agobiarme.

Conclusiones: estoy contenta de cómo lo he llevado, es duro sacarse leche y mantener la lactancia una vez te incorporas el trabajo, al menos yo he notado que estoy más cansada, pero sarna con gusto no pica y yo por la peque hago el esfuerzo. Creo que es posible y que basta con organizarse e intentar establecer unos horarios. Hay días que el pecho duele pero es soportable y cuando no lo es lo mejor es pasar de todo y sacarse. No doy la guerra por ganada, por ahora va todo bien y yo toco madera, pero la primera batalla la he ganado!!

Con respecto a la cantidad de leche que produzco no he notado que haya disminuido considerablemente, el pecho me duele menos pero cuando me saco sale la misma cantidad en el mismo tiempo y cuando le toca la toma a la peque hay veces que no le da tiempo a tragar porque está saliendo a chorro. Esto era algo que me preocupaba, que quizás el estrés me afectase pero por ahora va todo bien y sigo siendo igual que una vaquita 😉

Por lo que respecta a la empresa, nadie me ha dicho nada, no he escuchado ningún comentario, ni bueno ni malo, al respecto y creo que seguirá así y no debería ser de otra manera ya que como podéis imaginar, 15 minutos no hacen que mi rendimiento disminuya en absoluto.

Espero no haberme ido mucho por las ramas y haber conseguido explicarme, ya me diréis.

Y vosotr@s? Cómo os fue la LM con la vuelta al trabajo? Os sacabáis leche en el trabajo? Abandonásteis?

Anuncios