Está claro que llego tarde a todo, pero aunque parezca mentira no estoy ni preocupada, ni estresada, ni nada, hay que tomarse las cosas con más calma y yo la verdad, no puedo ser más rápida, podría publicar más seguido pero no quiero cambiar la fórmula lunes-miércoles-viernes, así es que si os parece bien retrocedamos al puente de diciembre…

Hace unos meses gracias a Baballa conocimos esta página y Papáboom, para darme una sorpresa preparó este viaje, cuando me lo dijo ya tenía billetes de avión, coche de alquiler y hotel.

Así que el viernes 5 después de currar, cogimos las maletas y pusimos rumbo a Alemania. Para llegar al destino volamos a Stuttgart y de allí en coche de alquiler hasta Heidelberg.

La peque se durmió de camino y ya no despertó, así que cenamos tranquilamente en el hotel y preparamos lo que haríamos al día siguiente.

Después de 2 horas tranquilas, tranquilísimas en el buffet del hotel, (soy de las que empieza con fruta, sigue con salado y termina con dulce y un buen café), salimos a recorrer la ciudad.

Estábamos en el centro así que enseguida empezamos a ver puestos del mercado de navidad y preciosos y originales escaparates.

DSC_1154 DSC_1162 DSC_1164 DSC_1167Lo primero que visitamos fue el Palacio de Heidelberg, aunque no está totalmente reconstruido es muy bonito, de hecho se celebran bodas en él.

DSC_1286  DSC_1188Y como el viaje era para descansar, paramos a coger fuerzas. La peque se vuelve loca con la espuma del café y papáboom no le puede decir que no 😉

cafelito

Para llegar hasta arriba hay que coger el funicular, Daniela se había dormido en el paseo y también durante la visita pero al bajar despertó y lo que nos reímos! El funicular más la entrada fueron 6 euros por persona, la peque gratis.

funicular

 Como véis la peque va a la última con el cuello que le hizo la abuelaboom.

Y después paseamos, paramos a comer, volvimos a pasear… según nos pillaba y la peque en los paseos se echaba unas siestas de campeonato.

En esta ciudad hay edificios realmente preciosos.

DSC_1234 DSC_1303 DSC_1265

También vimos casa muy chulas.

DSC_1262 DSC_1261

El domingo nos lo tomamos con más calma. Abrigamos bien a la peque, dimos un  paseo por la orilla del río y volvimos a descansar.

abrigada DSC_1278 té

Paramos a comprar alguna cosa para tener en casa, comimos, degustamos unas ricas cervezas y volvimos a descansar. Un viaje, como véis, de lo más estresante.

DSC_1235 DSC_1291Y hasta aquí nuestro viaje, nos lo pasamos genial, descansamos, comimos y bebimos bien, la enana se portó de fábula y cargamos las pilas para lo que nos quedaba antes de Navidad. Fue tranquilo y eso era justo lo que necesitábamos.

Conociáis Heidelberg? Qué os ha parecido?

Anuncios