Hace tiempo que quiero escribir sobre esto pero no me había decidido, Princesas y Princesos me ha dado el empujoncito que necesitaba, os recomiendo mucho que leáis su post.

Muchas veces me he sentido juzgada, alguna vez por gente por la que no siento el más mínimo aprecio y de la que no aceptaría un consejo para criar a mis hijos, pero otras veces han sido personas a las que respeto y quizás eso me hace ahora querer explicarme.

Empezar a publicar fotos de mi hija no fue algo aleatorio, no fue algo que hiciese por que sí o sin pensar, investigué sobre qué no se debía hacer, busqué ejemplos, me informé y decidí correr el riesgo de hacerlo.
Me parece muy bien que la gente no lo haga, están en su derecho pero yo también tengo el mío, no?

DSC_1476

Claro que me da miedo publicar fotos sin pixelar de mi princesa en Internet, pero como decía La Madre Tigre, “también me da miedo que esquíen, que vayan en coches o cualquier otro vehículo motorizado sin mí -y también conmigo-, que se abran la crisma con la bici o que se atraganten con un calamar a la romana.”

Cualquier cosa que suponga un peligro para mi hija me aterra, a qué madre no??

También recuerdo que el día que Piezecitos decidió dejar de mostrar la cara de la Piccola me hizo pensar, otras veces, yo misma he pensado ponerme un límite pero la verdad es que yo me siento cómoda mostrando aspectos de mi vida familiar.

Creo que es imprescindible tomar ciertas medidas para que el riesgo no sobrepase unos límites, Google, direcciones, jamás pongo fotos de la peque desnuda, o en el baño, mejor evitarlas, me niego a la geolocalización, tampoco doy matrículas, nombre de la guarde o similar, en fin, supongo que ya os imagináis el largo etc de precauciones que tomo.

En cualquier caso, compartir parte de tu vida familiar en Internet es una decisión muy personal que cada uno debe sopesar, valorar y obrar en consecuencia.

DSC_1488

Y aunque estoy tranquila con la información que comparto, soy consciente que en el mundo no todo el mundo mira las cosas de la misma manera ni interpreta las cosas como lo hacemos la mayoría, pero no quiero tenerles miedo y que eso coarte mi libertad. Me indigna hasta el extremo que haya gente capaz de hacerle daño a un niñ@ pero no por eso voy a meter en casa a mi hija, fotos le pueden sacar en muchos sitios sin que yo pueda ser consciente de ello, no la voy a meter en una burbuja, me niego.

Con respecto a que los niñ@s cuando sean mayores puedan sentirse humillados por las fotos que hemos publicado sus madres…. en fin, creo que en casa ya estamos intentando darle una educación y para nosotros es básico que aprendan lo que es el respeto, pero también les enseñaremos, con el tiempo, lo que es la ironía, el sentido del humor, las bromas.

Respeto profundamente a quienes hayan decidido no publicar fotos de sus hijos, pero respetad que yo haya decidido hacerlo.

Y tú?
Publicas?

Anuncios