Todo el mundo ve a Daniela muy grande y al no saber su edad se sorprenden de que aún lleve chupete, tiene 20 meses, tampoco me parece a mí taaaaan tarde, no? El caso es que con 12 meses ya tenía casi todos los dientes y empezó a preocuparme que el chupete pudiese afectarles.

Daniela utilizaba el chupete para calmarse y para dormir, pero desde hace unos meses dejó de utilizarlo en la guarde para pasar a utilizarlo el resto del tiempo.

IMG_20141115_101653

Como su hermanito nacerá a principios de octubre me parecía un buen momento empezar a pensar una fecha para que hubiese entre medias el suficiente tiempo como para que no lo quiera si se lo ve al peque, aunque bueno, esto será muy relativo…

Os cuento lo que hice, todo un poco sobre la marcha, al final nada de pensar una fecha propicia ni nada, al tún tún como buena #malamadre

No recurrí a ninguna explicación complicada, una tarde en el parque se lo quitó para comerse unos gusanitos y cuando volvió le dije que había venido un pájaro, lo había cogido con el pico y se lo había llevado volando, todo con algo de escenificación para aumentar el dramatismo, el careto de la peque era para alucinar. Fue un lunes y justo el fin de semana anterior le limpié la nariz con suero y al terminar cogió la jeringuilla y la tiró a la basura, así que yo empecé a pensar si decirle que lo tiráramos o algo parecido. El caso es que lo del pájaro fue un poco improvisado porque por la mañana no había decidido quitárselo, en fin…me estoy liando… La niña en ese momento no me hizo mucho caso pero luego lo pidió al subir a casa, a la hora del baño, después de la cena y antes de dormir. Tardó unos 40′ en dormirse, cuando suelen ser 5′ y pasó la noche algo inquieta.

Al día siguiente pasó un día normal en la guarde pero cuando la recogí…y es que ese es justo el momento en el que tenía la manía de pedirlo y claro, cuando le volví a contar lo del pájaro lloraba desconsolada, así que me puse a cantarle canciones, tengo 0 sentido del ridículo, hasta llegar a casa, luego pasó una tarde buenísima, aunque lo pidió un par de veces y volví a nombrar al pobre pájaro, por la noche se durmió en 5′ .

A la semana ya no preguntaba por él, y pasado un mes puedo decir que ha sido de lo más fácil, cuando yo esperaba un trauma enorme, llantos…

La historia del pájaro funcionó y cuando le decíamos que se lo había llevado volando haciendo el gesto de volar se partía de risa y decía: sí!!!

Cómo le dijistéis adiós al chupete? Fue difícil? Lo dejaron solos?

Anuncios