Estoy rodeada de parejas, unas casadas, otras no, algunas con hijos, otras sin, algunas que viven juntas, otras que están en ello… Todas diferentes pero todas funcionando, algunas desde hace más de una década y otras desde hace un par de años.

Está claro que no hay una fórmula mágica para que una pareja funcione y además siempre hay rachas, yo he hecho una lista con las que creo que a nosotros nos ayudan, son simples hábitos, rutinas, costumbres que tenemos y que hemos tratado de mantener desde el nacimiento de Daniela:

1. Desayunar y cenar juntos, la comida la hacemos en el trabajo así que es imposible. Durante el desayuno podemos hablar de lo que nos espera en el día y en la cena hacemos un resumen de lo que ha sido el día. Desde que nació Daniela hemos intentado mantener esto, pero una vez que me incorporé al trabajo y cambiaron los horarios el desayuno juntos pasó a la historia y aunque los fines de semana nos damos buenos homenajes (zumos, sandwiches etc) hemos tenido que abandonar nuestra costumbre. Eso sí, las cenas son sagradas, en cuanto la peque está durmiendo, entra las 20:30 y las 21 en Villaboom cenamos, que para esto somos muy europeos, como dice mi suegra.

En Nueva York
En Nueva York

2. Acostarnos al mismo tiempo. Aunque a veces tengo que pedirle a papáboom que deje la tablet… la mayoría de los días apagamos la luz y a dormir juntitos.

3. Tener hobbies en común. Hasta que nació la peque buceábamos, esquiábamos, hacíamos viajes en moto y cualquier escapada que podíamos, ahora paseamos, vemos series cuando se duerme y nos pasamos el día sacándole fotos y grabando vídeos.

Esquiando en Baqueira.
Esquiando en Baqueira.

 4. Hacer cosas por separado, Él se dedica a sus frikadas, a los coches y a las motos y yo al blog y a los diy para poner la casa bonita.

5. Tiempo para desconectar durante la semana. Él necesita correr y yo ir a Pilates, los martes y jueves son míos y el resto de días cuando el curro se lo permite papáboom sale a quemar calorías. Antes bajábamos juntos al gimnasio, pero hemos tenido que adaptarnos.

6. Llegar a acuerdos. Tuvimos unos meses que entre la peque y la mudanza andábamos algo cansados así que el que madrugaba dormía siesta y viceversa. Los fines de semana son ahora más tranquilos y dormimos siesta todos, es una maravilla.

7. Confíanza y respeto. Un clásico muy básico para cualquier tipo de relación. La verdad es que nunca he tenido motivos para desconfiar así que jamás he sido ni celosa, ni posesiva, ni nada, en fin, que esto no me cuesta nada…y lo del respeto, más que básico, imprescindible.

8. Abrazarnos cuando nos vemos, esto lo hemos hecho siempre y me alegro de que esta buena costumbre se mantenga.

9. Cada día cuando papáboom llegaba a la cocina para desayunar me daba un beso, ahora sólo los fines de semana, aunque cuando suena mi despertador se lo doy yo. Esto os lo cuento porque es algo que él hace desde siempre y a mí me encanta, este tipo de gestos son los que me hacen babear con él.

10. Decir “que tengas un buen día” cada mañana y “Buenas noches” cada noche. Parece una tontería pero es fundamental.

11. Sentirnos orgullosos de nuestra pareja. Yo creo que cuando hablo se me nota, la mirada se me ilumina y sí, acabo con cara de tontita enamorada.

12. Estar en contacto durante el día. La verdad es que no estamos todo el día enganchados al móvil ni mucho menos, pero una llamada cuando deja a la peque en la guarde de camino al trabajo, un wasap o una llamada a medio día creo que es un buen hábito. Aunque sea para cosas como esta:

Screenshot_2015-07-01-11-47-44
En tamaño reducido porque no es plan…

13. Reparto de tareas. Aunque yo tengo jornada reducida, papáboom se encarga siempre de la compra y de todo lo que tenga que ver con montar muebles, perforar paredes o arreglar enchufes. Lo que se le da bien a uno el otro no sabe hacerlo así que siempre sabemos lo que nos toca 😉 Solemos tender la ropa juntos y si yo hago la cena él recoge, intentamos repartir, aunque por tiempo yo hago más cosas, eso sí, por decisión de ambos.

14. Planificación de las vacaciones. Organizar escapadas y viajes nos gusta más que comer con los dedos, así que siempre estamos dispuestos. Tengo pendiente contaros la de Berlín, pero la del puente de diciembre fue genial!   

15. Tener claro nuestras prioridades. Desde que llegó la peque ambos entendimos que ella era lo primero, además desde ese momento formamos una familia, una sola, la nuestra y que eso estaba por encima de todo.

Y vosotr@s qué truquillos, hábitos, rutinas o costumbres tenéis?

Anuncios