Todas las que habéis seguido mi embarazo sabíais que salía de cuentas el 8 de Octubre y que con Daniela estuve 41 semanas de gestación así que parecía que no tenía por qué haber ninguna sorpresa… pero justo el día 6 a las 23:30…

Papáboom trabajaba en el ordenador y yo me comía un bol de cereales viendo la tele, bueno, la tele estaba encendida, yo estaba cotilleando con la tablet… El caso es que estaba cansada porque me había dedicado a cocinar toda la mañana para llenar el congelador y tener reservas y por la tarde me había ido con la peque y un par de amigas con sus respectivos enanos a un centro comercial, así que imaginaos, me dolía todo el cuerpo!! Con semejante cansancio fui a darle un beso de buenas noches a Papáboom y SORPRESA!!! Rompo aguas! Igualito que con Daniela! Y como me pasó con ella no termino de creérmelo y vuelvo a sentarme y levantarme para asegurarme! jajaja Un show lo mío…

12135259_762200393906101_1544579325_n

Llamé a los abuelosboom y decidimos que el abuelo duerma en nuestra casa para llevar a la peque a la guarde como cada día y no moverla a esas horas. La abuelaboom, como trabaja en La Paz, se viene con nosotros.

Yo ya empezaba a pensar si sería uno de esos “segundos partos rápidos”, si no me daría tiempo a ponerme la epidural, si en un par de horas estaría con el peque en brazos… pero noooooo Yo soy de las que piensa que el poder de la mente hace mucho…bueno, quizás debería decir que era! Nada más lejos de la realidad. Yo no notaba nada pero deseaba estar dilatada de 5cm, no funcionó.

12139682_1508806129442308_810651920_n

Las fotos son de un par de días antes de dar a luz…

Los abuelos estaban en mi casa en 10 minutos, tiempo para vestirme, ponerme y cambiarme varias veces para retener los escapes y coger todos los bártulos, así que nos fuimos al hospital.

Una vez comprobada la rotura, pasé nada más llegar, increíble pero cierto, casi no me dio tiempo a sentarme,  me ingresan pero me dicen que no estaba dilatada y que el cuello ni siquiera estaba borrado, MI GOZO EN UN POZO. Pero como yo soy muy optimista me vengo arriba y pienso: bueno, así descanso esta noche y ya mañana será como con Daniela.

Como la cosa pinta que va a ir para largo, estaba más que verde, me pasan a preparto y me ponen unos monitores y al rato empiezo a tener unas contracciones de las que duelen, no de las de sudar el bigote como dice Unamadremolona 😉 Pero se notaban… el caso es que de repente la máquina empieza a pitar y viene la matrona a comprobar qué pasa, el caso es que nos dice que va a avisar a los médicos. Cuando suben me dicen que el peque ha tenido una bradicardia y que para que estemos más controlados me van a pasar a partos, yo me quedo intranquila pero me dicen que no me preocupe y bueno, me lo creo.

Me explican que lo que ha pasado es que debido a 6 contracciones que he tenido muy seguidas al peque le han bajado las pulsaciones.

Os digo desde ya y para que me entendáis que mi decisión de parir en La Paz cuando me quedé embarazada de Daniela fue siempre la confianza que tengo en ese hospital, sus profesionales y las prácticas a la hora de ejercer la medicina.

Ya eran las 2.00 de la madrugada y me llevan a partos… y para que esto no sea más largo que un día sin pan… CONTINUARÁ… si me queréis no enfadarse! 😉

Recordad que estamos de sorteo en el blog hasta el jueves! 

Anuncios