Hace mucho que no me sentaba a escribir y no sabéis las ganas que tenía! Desde los posts de mi segundo parto! Parte I y Parte II.

Este último mes ha sido un no parar, pero al final si lo vas dejando lo abandonas y yo ni me lo planteo, así que antes de que pase demasiado tiempo, aquí estoy.

Quiero contaros y ya lo véis por IG que todo va bien, pero las cosas no han salido como lo habíamos planeado.

En un principio la idea era que Daniela fuese a la guarde, recogerla a las 15:30 y pasar la tarde con los dos peques, pero a finales de octubre, justo la última semana la peque empezó a dormir mal, debido a la congestión que tenía por culpa de los dichosos mocos de la guardería, que aparecían cada mañana en su cama, no exagero, la cambiaba a diario, así que empecé a darle vueltas al coco y en cuanto noté que el peque seguía su camino a pesar de las precauciones, fui radical y la sacamos de la guarde.

Papáboom no iba a poder ayudarme así que dijo que me apoyaría en mi decisión y yo no me lo pensé. Quiero prevenir que la cosa de los mocos y futuros virus vaya a mayores, tanto por ella como por el peque, aunque al ser tan pequeño el que más miedo me da es él.

Así que desde el día 2 de noviembre estamos los tres en casa, con visitas y ayuda de la abuelaboom y la tataboom y bueno, hay días mejores y días más cansados, no malos porque Daniela aún no tiene rabietas y siempre consigo que haga lo que yo quiero, bueno, casi siempre, porque vestirla últimamente me cuesta, se ha empeñado con el rosa y lo que me cuesta convencerla de que no me queda ropa limpia de ese color jajaja Culpa de los pijamas, que son todos rosas, rosas.

Si estoy sola con ellos y quiero salir a la calle dejando la casa recogida, camas hechas etc, me levanto a las 8.30 y contando que baño al peque por las mañanas consigo salir a las 12, he hecho la prueba y si hago lo mismo pero paso de recoger la casa salgo 1 hora antes, aún no sé porqué tardo tanto en hacer dos camas y recoger dos baños, el salón y la cocina… en fin… intentaré reducir el tiempo, sólo van dos semanas.

A la compra por ahora sólo he ido con Daniela, con los dos ni me atrevo! Al parque con el tiempo tan bueno que está haciendo vamos a diario, hay días que por la mañana y por la tarde, así que os podeís imaginar a la enana: guarde no mamá, “Pala” no mamá, su profe se llama Paula.

Tengo muchísimas cosas para contaros, poco tiempo y cansancio para dar, tomar y regalar, pero ya vendrán tiempos más tranquilos. Ahora toca empujar columpios, dar el pecho, dibujar mucho y cantar más, no negaré que para mí es un “esfuerzo” aunque pueda sonar mal, en parte lo veo así, lo hago por ellos aunque también reconozco que me lo paso en grande y que las ocurrencias de la enana y la carita de Martín me lo compensan todo. Al final seguro que agradezco haberlo hecho porque el tiempo que pasamos con ellos vale MILLONES.

Qué os parecen estos cambios? Acabaré loca o sobreviviré?

Anuncios