Hace meses empezamos a pensar en algún destino al que ir con los peques, porque aunque ahora viajamos menos es algo a lo que queremos acostumbrarles y qué mejor forma que empezar desde pequeños.

suiza7

Como el verano entre la piscina y las vacaciones se nos hace complicado, la primavera y el otoño suelen ser las mejores épocas para hacerlo, así que miramos los puentes y elegimos destino.

No sabíamos muy bien donde ir y un poco a lo tonto pensamos en Suiza. Según se fue acercando la fecha empecé a planificar el viaje, con tanta suerte que mi profe de Pilates tiene familia allí y me contó un montón de cosas, además Papáboom tenía un conocido allí y también nos recomendó cosillas.

suiza21

Como teníamos hasta el lunes preferimos no salir el viernes agobiados, además, como al llegar allí había que alquilar un coche con los niños se nos iba a hacer muy tarde y preferimos salir el sábado por la mañana, levantándonos a la hora habitual para tampoco pegarnos el madrugón y pasar el día como zombies.

El vuelo duró solo 1h 40min, se nos pasó volando. Para Daniela en una bolsita metí un par de folios con dibujos de Patrulla Canina, pinturas, un par de animales de plástico que le encantan, unos muñecos ventosa que se pegan y despegan de los sitios, galletas y agua y para el peque una manopla de Imaginarium, un sonajero y un mordedor. Éxito total, si llevamos eso podemos ir al fin del mundo 😉

Cuando llegamos como era la hora de comer de los peques, mientras papáboom recogía el coche de alquiler yo aproveché para darle la comida a los peques.

suiza1

Estos trámites fueron un poco rollo porque tuvimos que esperar y luego encima había que caminar con las maletas y colocar las dos sillas, sin hablar de la cantidad de semáforos que hay en Ginebra, lo que nos costó salir de allí!!!

Pero llegamos bien para comer en Evian, donde plantamos la base de operaciones, elegimos este lugar porque al ser Francia era mucho más barato que alojarnos en Suiza y porque nos quedaba muy bien de todos los sitios que queríamos visitar.

Por la tarde visitamos Saint Gingolph, desde donde cogimos un barco a Montreux, el lago Leman puede cruzarse fácilmente y hay barcos que te llevan de un pueblo a otro, la verdad es que quedamos sorprendidos con lo grande que es, el más grande de Europa! Es precioso.

Eso sí, estuvo lloviendo prácticamente todo el tiempo, de ahí la escasez de fotos.

Como el día había estado regular decidimos darnos un homenaje y cenamos en el “Temple du fromage”, pedimos raclette y quedamos encantados, un sitio muy familiar donde nos trataron genial y además estaba todo riquísimo. La peque también se animó y comió sin parar.

suiza3

El domingo el cuento cambió y el día amaneció soleado, en cuanto abrieron el buffet desayunamos y a aprovechar el buen tiempo! Tocaba visitar Gruyere, un pueblo medieval donde se encuentra el Museo del Creador de Alien, HG Giger.

suiza11

Como es un pueblo pequeño se conoce sin problema, a los peques les encantará ver el castillo, las fortificaciones, la fábrica de quesos. Nosotros como hacía tan bueno nos dedicamos a pasear y a rodar 😉
suiza14

Comimos allí mismo para aprovechar las preciosas vistas y el solazo. Ya os aviso que es un país muy caro, comer normalito nos salía por unos 60 euros, dos personas.

Los peques se durmieron de camino a Lavaux, así que disfrutamos solitos de los espectaculares viñedos. Son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, una maravilla. 

laveuxvinedo
Después nos trasladamos a Laussane para seguir disfrutando del solazo. Toda la ciudad estaba en la calle y hasta había overbooking en los toboganes del parque, ¡un café, unos selfies y a cenar!

suiza19

 

También visitamos Yvoire y Nyon pero para no extenderme mucho os dejo el resto de la crónica en mammaproof, donde encontraréis el resto del viaje y más fotos!

Espero que os haya gustado!!!

 

 

Anuncios